| | | | |  
  [ Enlarge Image ]  
 
 
<< Back 
Posted: 2006/02/10 by: Cristina Cristia. De Mujer a Mujer.
Un cristiano espiritual tiene las características del Espíritu Santo en su vida y donde quiera que vaya es un ejemplo en donde se refleja la imagen de Cristo. ¿Eres un cristiano espiritual o te dejas dominar por las obras de la carne?

Si has aceptado a Jesucristo, entonces has hecho la mejor elección de tu vida, pero ahora mi pregunta es: ¿Caminas en el Espíritu? El Espíritu y la carne están diametralmente opuestos. Cuando caminas guiado por el Espíritu Santo, son evidentes los frutos que llevas, en cambio si persistes en caminar por la carne, las obras de la carne también se hacen evidentes en tu vida. Si nos miramos en el espejo de la Palabra de Dios y comparamos nuestra vida con ella, podemos claramente ver que es lo que predomina en nuestros actos. Te has preguntado que predomina en ti: ¿el fruto  del espíritu o las obras de la carne? Si leemos Gálatas 5 nos encontramos frente a una verdad que puede motivarte y desear un cambio.

En Gálatas 5: 16-18 dice: Digo pues, andad en el espíritu y no satisfagáis los deseos de la carne, porque los deseos de la carne son contra el espíritu y el del Espíritu es contra la carne; y estos se oponen entre sí, para que no hagáis lo que quisiereis.
Es una lucha grande que tenemos contra el pecado, no es cosa sencilla y que no debemos tomar livianamente. Si los cristianos no aprendemos a caminar guiados por el Espíritu es imposible que podamos ser vencedores en este fiero e incesante conflicto que se desarrolla en el interior. Al quedarse descansando, el pecado que mora en nosotros toma posesión y aparecen las obras de la carne que nos separan de Dios, poniendo peso a la vida del creyente.  No podemos vencer con nuestras propias fuerzas, se necesita tener el Espíritu Santo para vencer el pecado y la carne. Cuando se  camina en el Espíritu, haremos lo que está bien libremente y no por la compulsión de la ley que nos obliga.

 Las características de las obras de la carne. Galatas 5 :19 Y manifiestas son las obras de la carne, que son: adulterio, fornicación, inmundicia, lascivia, 20 idolatrías, hechicerías, enemistades, pleitos, celos, iras, contiendas, disensiones, herejías, 21 envidias, homicidios, borracheras, orgías, y cosas semejantes a estas; acerca de las cuales os amonesto, como ya os lo he dicho antes, que los que practican tales cosas no heredarán el reino de Dios.

 Desglosemos esto y meditemos profundamente. Las obras de la carne se caracterizan por pecados sexuales; Adulterio, fornicación, inmundicia y lascivia. O sea, si hacemos estas cosas, estamos usando el Templo del Espíritu Santo, es decir nuestro cuerpo, en cosas que Dios abomina. Tenemos la idolatría y la hechicería que traen por obra la adoración y culto a todo lo que Dios desaprueba.

 Los pecados de temperamento o carácter donde nos encontramos con las enemistades,  pleitos,  celos, iras, disensiones, herejías, envidias, homicidios. Aquí debemos notar la importancia que juega nuestro carácter en la vida como creyentes cristianos. Si tenemos enemistades es porque todavía hay rasgos de orgullo, si tenemos envidias, es porque no se ha aprendido a valorar lo que se tiene y se está mirando para los lados. Debemos ser afables y considerados con nuestro prójimo, y tratar a los demás como queremos que nos traten a nosotros.

Claramente habla de las borracheras y las orgías que van estrechamente unidas al alcohol  y las drogas; causantes principales en esta clase de actividades que atentan contra el cuerpo, Templo de Dios, y los aleja cada día mas del cielo.

 Podríamos analizar una y otra vez cada una de estas características y siempre llegaremos a la conclusión que si todavía persisten en el cristiano en forma voluntaria es porque simplemente le falta convertimiento y camina sin temor reverente  a Dios. Debo notar que esta carta de Pablo está dirigida a los cristianos, no al mundo, ya que estas cosas se daban en la Iglesia,  tal como se dan hoy. Lo más delicado de todo esto, es que hay una recompensa para los que no obedecen y por mucho que caminen y se llamen cristianos, dice claramente que no heredarán el reino de Dios. Hay mucho que perder y creo que vale la pena el esfuerzo de obedecer a Dios antes que a nuestros deseos terrenales.

El fruto del Espíritu.

Galatas 5: 22 Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, 23 mansedumbre, templanza; contra tales cosas no hay ley.

 Si analizamos bien, aquí no nos habla de frutos en plural, sino que nos habla en singular, del fruto del Espíritu Santo que  es indivisible pero que produce en nosotros características que van todas unidas entre sí. Cuando el Espíritu comienza a controlar en forma paulatina la vida del creyente, se empiezan a producir estos resultados.

 Amor, gozo y paz son nuestra actitud hacia Dios, la paciencia, benignidad y bondad abarcan  nuestras relaciones sociales. La fe, mansedumbre y  templanza son  los principios que  nos guían en la conducta cristiana y como estas características son del fruto del Espíritu, no están bajo la ley, por lo tanto, ninguna condenación hay para los que andan en el Espíritu y no en la carne.

Si seguimos leyendo en el versículo 24 y 25 dice: Pero los que son de Cristo han crucificado la carne con sus pasiones y deseos. Si vivimos por el Espíritu, andemos también por el Espíritu.

Claramente se afirma que los que han crucificado la carne, no andan bajo los antiguos rudimentos del mundo, sino que ya caminan en el Espíritu. Si decimos que somos cristianos espirituales, entonces debemos demostrarlo con hechos. No solo de boca y mucho hablar de Cristo y de Su evangelio si nosotros mismos no hacemos lo que predicamos. Dios quiere que nosotros seamos sus embajadores tanto de palabras como de hechos.

Que Dios nos ayude y que de a poco las obras de la carne vayan menguando en nosotros. Es un  proceso que durará toda la vida, porque mientras estemos en este cuerpo terrenal tendremos luchas y batallas con nuestra vieja naturaleza, pero cuando dejamos que la naturaleza de Cristo se comience a formar en nosotros con la ayuda del Espíritu Santo, ya que es imposible que ganemos una batalla solos, todas las obras de la carne irán desapareciendo y empezará a relucir la imagen de Cristo.

 ¿En que nos conocerá el mundo que somos hijos de Dios? Por el fruto del Espíritu. Pero, ¿Cómo podrán decir que somos hijos de Dios si prevalecen las obras de la carne? El Evangelio de Jesucristo ha sido mancillado y menospreciado en el mundo, pero es triste decir que  ha sido también por malos ejemplos de cristianos que nunca han adquirido un compromiso real con Dios y no han querido de verdad convertirse. Es una decisión personal de la cual depende la vida de muchos de los que nos rodean. Podemos ser una mala influencia o bien podemos ser embajadores de Cristo y ser ejemplos para quienes necesitan y buscan a Dios desesperadamente. Debemos ser las fuentes de agua limpia en donde el que tenga sed pueda beber agua fresca con la Palabra de Dios que les entreguemos y que les mostremos a través de las obras que hacemos por amor a Cristo y las características del Espíritu Santo en nosotros. Hablar no significa nada, todos pueden predicar el evangelio de Cristo. Saberse la Biblia completa, no debemos olvidar que Satanás el Diablo también tiene conocimiento más todavía que nosotros. Hacer las cosas que Dios nos manda, eso si que requiere de valentía y de obediencia. Jesucristo dice en la Biblia, que los hacedores de la Palabra son los que  heredarán el reino de Dios y a los oidores que sabiendo hacer el bien y no lo hacen, también recibirán su justa recompensa.

 Lo más grande de todo esto, es que tenemos un abogado en Jesucristo nuestro Salvador. El nos conoce hasta lo más íntimo  y sabe todas nuestras debilidades. A El debemos acudir para la ayuda que necesitemos. Si arrodillamos nuestro corazón y nos humillamos ante El, veremos que todas las cosas que nos pide podemos lograrlas con Su socorro oportuno. Nunca nos deja y nos desampara y siempre está dispuesto a escucharnos y a enseñarnos. No debemos temer porque está a nuestro lado y  es importante tener comunión diaria con El, ser sinceros y confesarles nuestras debilidades y pedirle que nos ayude a no caer en tentación. Su gracia y Su amor son sobre abundantes  y aunque no nos guste,  mientras estemos en este tabernáculo terrenal, estamos expuestos a caer en falta, porque la carne es débil, pero, si el Espíritu Santo comienza a controlar nuestra vida, sus características serán manifiestas  y la imagen de Cristo prevalecerá. Nosotros no podemos hacer nada, pero Jesucristo en nosotros sí, y esa es la esperanza que debemos tener, que cuando Cristo llena el Templo, la Gloria de Dios se hace cada día mas intensa y es un trabajo del Espíritu Santo diario, para pulirnos, limpiarnos, lavarnos de toda inmundicia para prepararnos para la vida eterna. Si has caído en falta y te sientes alejado de Dios porque no has podido levantarte, hay algo que no debes despreciar y es la gracia de nuestro amado Salvador. No es por Obras que somos salvos, es por pura misericordia, pero corre a El, arrepiéntete  y pide perdón de corazón. No dejes que pase el tiempo y que tu corazón se endurezca y caigas en indiferencia con Dios. No pierdas la oportunidad de sentir ese perdón maravilloso que te ayudará a seguir adelante y a desear no seguir viviendo con tu antigua naturaleza. Te invito a orar:

 Padre amado, te doy las gracias por Tu amor. Te ruego en esta hora que nos ayudes a obedecerte y te ruego por los méritos de Jesucristo que nos enseñes a como vivir en santidad y amor cada día. Queremos tener las características del Espíritu en nuestra vida y deseamos cumplir tus mandamientos con la ayuda del Espíritu Santo. Sabemos que todas las cosas ayudan a bien a quienes te buscan de corazón. No olvides Padre amado que somos barro y que del polvo nos formaste, solo tu puedes ayudarnos a cambiar y a desear ser tus embajadores donde quiera que nos mandes. Gracias Señor, para Ti sea la Gloria, honra y alabanza para siempre. Amén.

 

 Si deseas escribirme para orar por ti, puedes hacerlo a ccvilla@msn.com
Puedes visitar mi página Web en:  http://home.iprimus.com.au/ccristia/

 

[ Back ]

 
Inicio|Biblia en línea|Estudios Biblicos|Foro Cristiano|Testimonios|Quienes Somos